Reflexiones Cristianas – ¿Están tus Fuerzas Agotadasí

“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia” (Isaías 41:10).

Un pequeño niño intentaba levantar una piedra pesada. A pesar de su acceso de ira y gritos, no consiguió moverla. Su padre, que veía todo de cerca, preguntó : “¿Estás usando toda tu fuerza?” “Sí, lo estoy”, contestó el niño, llorando enfurecido. “No, tu no estás usando toda tu fuerza”, dijo el padre. “Tu no pediste mi ayuda.” (Mark Mohnkern)

Mucho lloro y mucha angustia nosotros evitaríamos si usásemos la principal fuerza que disponemos para vencer las luchas y dificultades: el auxilio de nuestro Padre celestial.

Cuando comprendemos que somos limitados y que no somos capaces de resolver todos los problemas que aparecen en nuestra frente, no reconsideramos en buscar ayuda de nuestro Dios. Él nos ama y tiene placer en extender su mano a nuestro favor. En cualquier momento, en cualquier situación, Está bien cerca de nosotros, esperando apenas que le
pidamos: “Señor, ayudame”.

Cuando nos creemos auto suficientes y soberbios al punto de decir “no necesito de nadie”, no apenas perdemos la oportunidad de comunión con nuestros hermanos y amigos — que también pueden ayudarnos, también perdemos la bendición de contar con la gracia y acción amorosa del Señor que tiene siempre lo mejor para nosotros.

¿Que mejor solución tendríamos para un problema de soledad qué la compañía de nuestro amigo verdadero, Jesucristo? ¿Que mejor médico podríamos buscar, para un problema serio de enfermedad, qué el Médico de los médicos, Jesucristo? ¿Que mejor recurso podríamos encontrar, para un problema de falta de dinero, que aquél que nos prometió suplir todas las necesidades, Jesucristo? ¿Que mejor consuelo y esperanza podríamos lograr, para nuestros instantes de angustia y estrés, que la presencia del Compañero que nos prometió: “venid a mí y os aliviare”, ¿Jesucristo?

Si usted cree que sus fuerzas están agotadas, recuerde de que aún le falta pedir ayuda del Padre. Pida ahora mismo ésa ayuda y todo se resolverá.