Cristiano, ¡Empieza a orar!

NOÉ… ADVERTIDO POR DIOS… [SALVÓ] SU CASA…” (Hebreos 11:7)

 

¿Estás lo bastante cerca de Dios como para oír sus advertencias cuando se acerca el peligro? Noé lo estaba, y por ello salvó a su familia. ¿Tiene tu familia confianza en ti y cree que Dios te dirige? Tú puedes cambiar la dirección de tu familia sin discusiones ni peleas. ¿Cómo? ¡Con oración!Tus seres queridos necesitan estar protegidos por la cobertura de tu vida de oración. Si no oras normalmente, ponte ahora de rodillas y di: “…Señor, enséñame a orar…” (Lucas 11:1). Estamos abrumados emocionalmente y secos espiritualmente porque no hemos aprendido el poder de la oración. La falta de la misma nos ha dejado débiles y ansiosos. Tomamos decisiones en los negocios, las relaciones o los ministerios sin sacar el tiempo para hablar con el Señor de ello.

La historia de Noé nos enseña que no te puedes preparar para los malos tiempos a menos que Dios te haya advertido. Eso significa permanecer cerca de Él y oír lo que tiene que decir. Podrás emprender grandes cosas después de orar, pero no podrás hacer nada de valor eterno hasta que no hayas orado. “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra” (2 Crónicas 7:14 RV 1960). Dios promete que intervendrá a favor de la persona que ora de acuerdo a su voluntad. …Si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, Él nos oye. Y si sabemos que Él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho” (1 Juan 5:14-15).

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí