LOS CRISTIANOS Y EL PROPÓSITO DEL PODER DE DIOS

LOS CRISTIANOS Y EL PROPÓSITO DEL PODER DE DIOS

“ ¿…QUIÉN IRÁ POR NOSOTROS? (Isaías 6:8)

Debes entender dos cosas:

Primera, las creencias “prestadas” no tienen poder. Tienes que tener un encuentro personal con Dios para que tu vida influya en los demás. Después de que los apóstoles fueron llenos del Espíritu Santo, leemos: “...Con gran poder los apóstoles daban testimonio… y abundante gracia era sobre todos ellos” (Hechos 4:33).

Segunda, el poder que no se usa pierde su valor. Escribe Isaías: “Los quicios de las puertas se estremecieron… y la Casa se llenó de humo” (Isaías 6:4).

¡Imaginemos semejante experiencia en nuestra iglesia! Pero Isaías tuvo que irse, salir afuera y cumplir el llamado de Dios. “Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré y quién irá por nosotrosí Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí. Y dijo: Anda, y dile a este pueblo…” (Isaías 6:8-9). Debes pasar tiempo en la presencia del Señor, cultivando una relación con Él, para poder compartir su Palabra con los que están sufriendo a tu alrededor.

Cuando Jesús llevó a sus discípulos al Monte de la Transfiguración, Pedro se emocionó tanto con la experiencia que quería quedarse allí: “…Señor, bueno es para nosotros que estemos aquí…” (Mateo 17:4). Pero Cristo le explicó que el poder no era para guardárselo para sí sino para compartirlo.

Escribió Pablo: “…No osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí…” (Romanos 15:18). Pablo no se gloriaba en lo que Cristo había hecho por él, sino por medio de él. El único motivo por el que Dios te llena de su Espíritu Santo es para que tú te entregues en servicio a otros. Jesús dijo: El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón…” (Lucas 4:18). ¡Dios te ha dado de su poder con un propósito!

Deja un comentario

21 Compartir
Comparte21
Tweet
WhatsApp
Comparte