Reflexiones Cristianas – Listo para Oír

“Os he llamado amigos, porqué todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer” (Juan 15:15).

Cuenta una vieja historia de un hombre de Virginia Estados Unidos, que tenía la reputación de ser sabio y de dar excelentes consejos. Un día, un joven fue a él y preguntó: “¿Tío Jed, como usted adquirió toda su sabiduría??

“Bien, adquirí mi sabiduría a través de muchas experiencias”, contestó él. El joven volvió a preguntar:

“Sí,pero, ¿como usted adquirió todas ésas experienciasí” “Bien”,reflexionó el hombre, “yo las conseguí después de muchas decisiones equivocadas”.

Si otras personas trillan el camino antes que nosotros y nos dicen que les parece, entonces, somos sabios cuando escuchamos lo que ellas tienen que decirnos.

Muchos engaños cometemos en nuestras vidas porque no estamos listos a oír la sabiduría de aquéllos que ya pasaron por la misma situación. Creemos que podemos hacer de todo y, sí nuestras actitudes nos causan frustraciones y sufrimientos, el problema es nuestro y nadie tiene nada que ver con eso. Al final, no necesitamos de consejos, ni de advertencias, ni de sugerencias de otras personas. Creemos que sabemos de todo y que somos mejores que todos los demás. Con eso, enfrentamos angustias que podrían ser evitadas…

En la vida espiritual acontece lo mismo. Erramos por no anhelar oír la palabra sabia de aquél que mejor puede aconsejarnos. Él no solamente es el Señor de los Señores, el Rey de reyes, el Salvador que murió en la cruz para salvarnos, el Hijo de Dios, pero también nuestro mejor Amigo. Él nos relata todo cuanto oyó de Su Padre. Él nos enseña el camino, nos muestra lo que es amar, nos habla de fe y esperanza, nos levanta después de una caída, nos consuela cuando estamos tristes, nos abraza y conmemora cuando estamos alegres, nos enseña a vivir de forma abundante y plena.

¿Quiere experimentar una vida de sabiduría y conquistasí

Nadie puede enseñarnos mejor el camino de la victoria que nuestro Amigo Jesús.

  • Que Dios nos dé la sabiduría para saber escuchar; aquello que nos dicen,no para frustrar nuestros planes, sino para evitar que tropecemos. Reconocer que es de sabios escuhar consejos, la palabra dice que en la multitud de elllos  está la sabiduría, busquemos de aquellos que han vivido más y por ende posee más experiencia.- 

    • Proverbios 15:22 Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; Mas en la multitud de consejeros se afirman.