Cristiano, Haz saber a tu cónyuge que le amas

“LAS MUCHAS AGUAS NO PODRÁN APAGAR EL AMOR…” (Cantares 8:7)

Hay una viñeta muy graciosa de un marido que le dije a su mujer: ‘¡Qué pesada! ¡Otra vez citando los votos matrimoniales fuera de contexto!’ Walter Lippmann comentó: “El que dos personas vivan juntas durante veinticinco años o más sin tener una sola disputa seria es señal de un espíritu y una actitud más típicos de las ovejas. El matrimonio fue idea de Dios y es una idea excelente. Pero si estás buscando a alguien que sea perfecto, te vas a llevar un desengaño. Cuando te casas con alguien, en el paquete van tanto las cualidades como las debilidades. Si esperas perfección, deseas algo que ninguno de los dos es capaz de ofrecer. Pero lo bueno es que cuando tienes problemas, puedes contar con tu cónyuge.

El matrimonio es tener a alguien a quien arrimarse cuando el mundo nos resulta frío, alguien que se preocupa igual que tú cuando los niños están enfermos. Es tener una mano que te toca la frente cuando no te sientes bien y un hombro en el que llorar cuando ponen en la tumba a un ser querido. Dile a tu ser amado: ‘Cuando llegue mi hora de dejar este mundo, es a ti a quien quiero dar el beso de despedida, es tu mano la que quiero agarrar al pasar a la eternidad. Quiero mirarte a los ojos y sentir que fui importante para ti; no fue mi apariencia, ni cuánto dinero gané, ni los talentos que tuve. No, quiero mirar a los ojos a alguien a quien amé y ver en ellos que también fui amado/a.” Si has estado muy ocupado últimamente, o se te ha pasado por alto tener un detalle con tu cónyuge, saca un momento para dejarle saber cuánto le amas.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí