Los Cristianos y el día de las pequeñeces

“…MENOSPRECIARON LOS DÍAS DE LOS MODESTOS COMIENZOS (día de las pequeñeces)” (Zacarías 4:10)

Todas las cosas grandes comenzaron con algo pequeño, y la actitud que se tiene en los comienzos muchas veces determina el éxito del cometido. La Biblia nos dice: “… Menospreciaron los días de los modestos comienzos” (Zacarías 4:10). Alégrate con lo que Dios te da para comenzar, ¡porque Él se alegra! Dale las gracias por los comienzos humildes. Cuando la sequía estaba a punto de acabar, justo antes de que llegara la lluvia Elías vio una nube del tamaño de una mano de hombre (véase 1 Reyes 18:44). Era algo muy pequeño, pero el profeta se alegró porque era una señal de cosas mejores por venir. No destruyas la semilla dudando de su potencial. Dios te da una semilla de esperanza, algo pequeño –pero algo es mejor que nada. Toma esa semilla, plántala, ora por ella y confía en que Dios la hará crecer.

Muchos de nosotros desperdiciamos las semillas. Cuando despreciamos algo o no le damos importancia, restringimos su potencial. Cuando no cuidamos lo que Dios nos ha dado, lo perdemos. Y si perdemos la semilla, nunca obtendremos una cosecha. En Hebreos 13:5 se nos dice que nos contentemos con lo que tenemos, porque, como nos recuerda el Señor, “…no te desampararé ni te dejaré.” Por eso debes conformarte con tus comienzos humildes. Y sabes bien que lo que Dios comienza, lo llevará a su término. Sé paciente, espera en Dios y sigue adelante. “No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene una gran recompensa, pues os es necesaria la paciencia, para que, habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa” (Hebreos 10:35-36).

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí