Cristiano, Haz lo que amas, ama lo que haces

“YO LES DARÉ UN CORAZÓN ÍNTEGRO…” (Ezequiel 11:19 NVI)

Las personas de éxito dejan que la pasión y los talentos que Dios les ha dado sean los que les guíen en la vida. Tienen claridad de propósito y un corazón centrado en una sola cosa. Dios no te da talento para algo con el fin de que te dediques a hacer otra cosa totalmente diferente. Siempre se pueden unir el talento y la pasión, si tienes la valentía de enfocarte en el propósito de tu vida y de arriesgarte. Po Bronson, autor del libro ¿Qué debo hacer con mi vida? dice así: “Estoy convencido de que en el futuro el éxito en los negocios empezará con la pregunta: ‘¿Qué debo hacer con mi vida?’ En efecto, las personas no triunfan por cambiarse a un sector nuevo y emocionante, ni por adoptar un mantra que les guíe en la carrera. Consiguen tener éxito porque se centran en la pregunta de su identidad y se conectan con el trabajo que de verdad les gusta (y al hacerlo, se desprende una fuerza creadora y productiva formidable que ni siquiera habían imaginado).”

Carly Fiorina lo expresó así: “Ama lo que haces; o si no, no lo hagas… elige hacer algo porque está arraigado en tu corazón y también en tu mente. Elígelo porque todo tu ser está en ello.” No seas esclavo del sueño de nadie, porque una vez que hagas tuyo un sueño, ese sueño será parte íntegra de ti. Si te haces esclavo del sueño de alguien, pronto se convertirá en pesadilla. Escribe Pablo: “No nos atrevemos a igualarnos ni a compararnos con algunos que tanto se recomiendan a sí mismos. Al medirse con su propia medida y compararse unos con otros, no saben lo que hacen. Nosotros, por nuestra parte… nos limitaremos al campo que Dios nos ha asignado…” (2 Corintios 10:12-13 NVI). Si estás confundido, desubicado y no sabes cómo proseguir, ora: “Señor, dame una visión clara y un corazón íntegro.” ¡Dios responderá esa oración!