Jesus-AlegriaReflexiones Cristianas – Riqueza Y Alegría

“Mejor es lo poco del justo, Que las riquezas de muchos pecadores” (Salmos 37:16).

Preguntaron, una vez, al multimillonario John Rockefeller,cuanto  en dinero sería capaz de hacer a una persona feliz. Su respuesta fue: “SOLO UN POCO MÁS”. Preguntaron a Sócrates: “¿Quién es el hombre más rico?” Su respuesta fue: “Aquél que se contenta con el poco”.

Yo preguntaría: “¿Quién es el hombre más rico y más feliz?” Y yo mismo contestaría: “Aquél que tiene todas las necesidades suplidas; aquél que tiene el nombre escrito en el Libro de la Vida; aquél que tuvo los pecados perdonados; aquél que estaba perdido y fue encontrado; aquél que estaba muerto espiritualmente y ahora vive… para siempre — aquél que tiene a Jesucristo en el corazón”.

No hay riqueza mayor que poder confiar en la Palabra que nos asegura: “Pedí y se os dará”. No hay alegría mayor que estar en la presencia del Señor. No hay riqueza mayor  que ser hijo del Dios que es dueño de todo oro y la plata de ese mundo. No hay alegría mayor que saber que tenemos una morada lista en el Cielo de gloria.

Hay muchas personas que no son felices porque no poseen grandes riquezas. Pasan la vida corriendo tras cosas materiales, envidian a los que ya las tienen y pasan los días en angustia por ser pobres. Sí, son pobres por que no tienen la alegría del Señor para enriquecerlos.

Hay muchas personas que son ricas porque tienen la felicidad de tener el Amigo Jesús en el corazón. se sienten felices teniendo mucho o poco. Su alegría no depende de patrimonio.

Son ricos porque son alegres y es esa alegría verdadera que constituye su mayor tesoro.

La riqueza ni siempre trae alegría. La alegría, sin embargo, es una riqueza que ninguna crisis puede destruir. Sea alegre… confíe en Jesús… así usted será rico, teniendo mucho o poco dinero.

Jesús es la verdadera alegría. Es la grande riqueza en la vida de todos nosotros.