Relacion con Dios hoy¿Cómo es tu relación con Diosí Parte 3

“…NO BUSCO MI VOLUNTAD, SINO LA VOLUNTAD DEL PADRE, QUE ME ENVIÓ” (Juan 5:30)

El tercer aspecto que describe la relación de Cristo con su Padre es la obediencia. Jesús dijo: “…Según oigo, así juzgo, y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del Padre, que me envió” (Juan 5:30). Jesús nunca tuvo en cuenta su propia voluntad, sino que se enfocó, como hace un rayo láser, en una sola cosa: hacer la voluntad de Dios, ni más ni menos. Destaquemos las palabras: “Según oigo”. Cuando oyes de parte de Dios, no hay nada más que deliberar; es hora de ponerse manos a la obra. Dios no va a cambiar de opinión, así que no cambies la tuya para poder “seguir con tu programa.”

Cuando haces de Jesús el Señor de tu vida, pierdes tres derechos fundamentales:

a) el derecho a considerar el costo;

b) el derecho a saber a dónde vas;

c) el derecho a entender la magnitud de los cambios que se van a producir. Ése es el precio a pagar para disfrutar de una relación con Jesús comparable a la que Él tuvo con su Padre. Posiblemente digas: ‘Eso es pedir demasiado’. Es verdad, pero esa relación te servirá de protección. Cuando Dios pidió a su pueblo que hiciera algo específico, siempre añadió: “…Para que os vaya bien” (Deuteronomio 5:33, 6:3, 12:28).

Dios no quiere poner trabas a tu personalidad, dificultar tu vida ni ponerte una camisa de fuerza. Es un Padre que desea lo mejor para sus hijos. ¿No es eso lo que quiere todo padre? Así pues, si caminas en obediencia, recibirás lo mejor de Dios.