cana quebrada fosforoFeliz Año 2012 – La caña quebrada (para reflexionar)

“No acabará de romper la caña quebrada ni apagará la mecha que apenas arde, hasta que haga triunfar la justicia.” Mateo 12:20(NVI)

Escuchaba un comentario sobre este texto que me hizo reflexionar sobre mi vida. Ahora que llega fin de año, estamos revisando lo que hicimos, haciendo balances, y viendo un poco que pasó durante este 2011 que ya se termina.

Nadie cuestiona que el pasaje se refiere proféticamente al carácter que tendría el Mesías en su primera aparición en la tierra. Y es indudable que Jesucristo actuó de esta manera. Pero el comentario que escuche, en vez de centrar su atención en Cristo, fue más personal. Quien hablaba se comparaba con esa caña cascada. Había tenido un año complicado, con enfermedades, problemas y sinsabores. No había sido un año fácil y lejos de sentirse un hombre fuerte, se veía cascado y débil, sin recursos ni fuerzas para seguir adelante.

¿Para que sirve una caña quebrada? Para poco y nada. No puede sostener, ni servir de apoyo, no tiene firmeza ni solidez. Solo sirve para ser quemada. Así se veía este buen hombre y lo expresaba. Pero mientras hablaba, sus labios sonreían. Lejos de deprimirse por su complicada situación, este hombre repetía hasta el cansancio que a pesar de sus dificultades, Dios siempre estuvo con él. Que la fidelidad de Dios se vio demostrada en su vida cotidiana en forma diaria y sorprendente. Y cuando peor estaba, más fuerte se tornaba el apoyo de Dios.

Su debilidad y flaqueza, se transformaron en poder y gloria con la asistencia divina. Tal vez no hizo nada milagroso, y tuvo un año sutil. No ganó millones como Bill Gates, ni fue el mejor jugador de futbol del mundo como Messi. Pero este hombre podía certificar que la potencia y la fidelidad de Dios tuvieron en su vida la enorme gracia de sostenerlo y hacerlo útil.

¿Cómo ves este 2011? Tal vez fue exitoso y feliz, Dios te conceda un 2012 igual o mejor. Pero tal vez no lo fue. Y hubo momentos en los que te sentiste quebrado y sin fuerzas; solo y desahuciado. Casi como una caña quebrada que no sirve para nada. Dios quiere reafirmar este concepto eterno para tu vida: Él nunca te deja, Dios siempre te acompaña y bendice. Y tiene el poder de sanar tu alma quebrada, a pesar de tus problemas

REFLEXIÓN – Dios es el yeso de tu alma.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí