Noche-buena-los-clavesLa Nochebuena – La verdad sobre el nacimiento virginal

“UNA VIRGEN… DARÁ A LUZ UN HIJO… ” (Mateo 1:23)

Los cielos anunciaron el nacimiento de Jesús con estas palabras: “Una virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrás por nombre Emanuel (que significa: «Dios con nosotros»)” (Mateo 1:23).

¿No resulta irónico que los primeros en cuestionar el nacimiento virginal de Jesús fueran los propios líderes religiososí Los fariseos le dijeron en una ocasión: “¡Nosotros no hemos nacido de fornicación!…” (Juan 8:41). Esta insinuación era clara y cruel, porque Jesús no podía señalar a José y decir: ‘Es mi padre.’

Es necesario entender lo siguiente: Jesús tenía que ser hombre para morir, y tenía que ser Dios para salvarnos. Nosotros somos hijos de padres terrenales, por lo tanto “nacimos en pecado”. Pero Jesús era el hijo del Padre Celestial, y con ello rompió el ciclo genético de pecado antes de nacer. En el Antiguo Testamento, se ofrecía un cordero expiatorio sin mancha (defecto de nacimiento) ni contaminación (taras posteriores). Jesús no había heredado pecado, ni tampoco lo cometió nunca. Él era el perfecto “¡Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!” (Juan 1:29).

El nacimiento virginal de Jesús es verdad porque:

a) Lo anunció el ángel del Señor (Mateo 1:20);

b) así lo reconoció el prometido de María;

c) Elizabeth, su prima, lo recibió por medio de revelación divina (Lucas 1:41-42);

d) la historia fue narrada por un respetado Doctor en Medicina que conocía bien el carácter de las partes implicadas: “Me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden… para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido” (Lucas 1:3-4)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí