La Madurez EspiritualMadurando en la Palabra de Dios. Primera parte

“…TRATEMOS DE ALCANZAR LA MADUREZ …” (Hebreos 6:1 Castilian)

Algunos de nosotros no hemos crecido espiritualmente: “…Deberíais ser maestros y estar en condiciones de enseñar a otros… Sigamos adelante y tratemos de alcanzar la madurez …” (Hebreos 5:12; 6:1). Así como hay indicios claros de crecimiento físico, también hay distintivos de madurez espiritual, como las mencionadas en 1 Pedro 3:8-12 (RVC):

1) “…Únanse todos… ” Ahora bien, unidad no es lo mismo que uniformidad, donde todo el mundo tiene que pensar lo mismo; ni tampoco equivale a unanimidad, donde tenemos que estar de acuerdo en todo. La unidad significa dar importancia a lo que nos une, en lugar de a las cosas insignificantes que nos dividen. 

2) “…Tengan empatía…” (Parafraseado). La interpretación del original griego es “identificarse con otros”. “Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran” (Romanos 12:15). Cuando te preocupen más los demás que ti mismo, estarás empezando a madurar. 

3) “…Ámense fraternalmente …” Todos necesitamos amigos que nos quieran y nos apoyen. El decano de la Universidad de Taylor dijo que uno de sus deseos es acabar la vida con ocho buenos amigos que asistan a su entierro, ¡y no miren sus relojes ni una sola vez! 

4) “…Sean compasivos…” En nuestra era tecnológica es fácil dejar de lado a los necesitados. Cuando Jesús vio a las multitudes “tuvo compasión de ellas, porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor…” (Mateo 9:36). Los necesitados tocaron su corazón, y también deberían tocar el nuestro.

5)“…Sean humildes…” (Parafraseado) Un maestro bíblico recomienda: “Busca oportunidades de dar… de edificar en lugar de destruir, de servir en lugar de ser servido, de aprender de los demás en lugar de querer ser tú siempre el maestro.” ¿Cómo has progresado hasta ahora en esas áreasí