Cristianos,Por qué necesitamos valentía. Parte 2

“SÉ FUERTE Y VALIENTE…” (Josué 1:6 NVI)

Josué descubrió cuatro razones por las que tenía que ser fuerte y valiente. Ayer consideramos dos de ellas. Analicemos las otras dos hoy.

3) Por el bien de los demás. Los que te rodean se fijan en ti. Quieren saber si vas a enfrentar las situaciones difíciles con valentía o te vas a doblegar con temor. Tu capacidad de demostrar fe en medio de las dificultades les va a dar ánimo. La batalla no sólo tiene que ver contigo, sino también con aquellos que Dios ha dispuesto bendecir por medio de ti. Tal vez no tengas dinero ni fama, pero tienes influencia. Las actitudes que demuestres y las decisiones que tomes van a influir en tus hijos y tus nietos. Probablemente digas: ‘Estoy lleno de temor.’ Todos nos sentimos así alguna vez. El salmista declaró: “En el día que temo, yo en ti confío” (Salmo 56:3).

4) Para que lo vean tus enemigos. Escribió David: “Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos…” (Salmo 23:5 Castilian). Dios luchará por ti y te vindicará a ojos de tus detractores. Es bueno tener críticos y competidores. A veces será un enemigo, y no un amigo, el que te conduzca a la victoria.

¿Se habría oído hablar de David sin un Goliat? ¿Habríamos sabido de Moisés si no hubiera habido un Faraón que oprimió al pueblo de Diosí ¿O de Ester sin el complot asesino de Amán contra los judíosí ¿Cuál es tu sueño? ¿Hay algún enemigo obstaculizando su cumplimiento? Atrévete a confrontarlo y éste se convertirá en un instrumento en las manos de Dios para espolearte a que cumplas tu destino.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí