Escalera DiosCristianos,¡No limitemos a Dios!

“…NADA HAY IMPOSIBLE PARA DIOS” (Lucas 1:37 Nueva Traducción Viviente)

Leemos en la Biblia: “…Dios trabaja en ustedes y les da el deseo y el poder para que hagan lo que a él le agrada” (Filipenses 2:13 Nueva Traducción Viviente).

Suele ocurrir que ese sueño que no te deja y que ese reto que te consume, no son más que Dios dándote el deseo y el poder. Si tienes fe para responder a su llamado, lograrás cosas que nunca imaginaste fueran posibles.

Dijo Thomas Edison: “Si hiciéramos todas las cosas de las que somos capaces de hacer, nos asombraríamos a nosotros mismos. No dejes que tu trasfondo, ni tus prejuicios, ni las dificultades presentes, ni tus fracasos anteriores, ni tu falta de confianza en ti mismo ni las opiniones de los demás te impidan llegar a ser lo que Dios quiere que seas.

En el libro Si no está roto… ¡rómpelo!, Robert J. Kriegel y Luis Patler escriben:

“No tenemos ni la menor idea de lo que son los límites de las personas. Ninguna prueba, cronómetro o meta en el mundo puede medir el potencial del ser humano.

Cuando alguien persigue su sueño, va mucho más allá de sus aparentes limitaciones. El potencial que hay dentro de nosotros es ilimitado y apenas si hemos usado un mínimo de él… Cuando pensamos en nuestros límites, los creamos.”

Así hizo Israel, “limitaron” a Dios: “…No se acordaron de su poder…” (Salmo 78:41-42).

Por ese motivo, murieron en el desierto. Sharon Wood, la primera mujer que escaló el Monte Everest, dijo:

“No era cuestión de fortaleza física,… sino de fuerza interior. La conquista estaba dentro de mi mente. Tenía que penetrar esas barreras de limitaciones que me había impuesto a mí misma y pensar en los aspectos positivos, o lo que llamamos potencial, del cual no usamos más que el 90 por ciento.

El versículo bíblico que dice: “…Nada hay imposible para Dios” (Lucas 1:37) no es sólo un pensamiento bonito, ¡es la verdad auténtica!