Bautismo de JesúsEl Bautismo de Jesús y su identificación

“En esos días llegó Jesús desde Nazaret de Galilea y fue bautizado por Juan en el Jordán.” Marcos 1:9 (NVI)

Juan el bautista había comenzado una revolución religiosa en Palestina. Después de 400 años de silencio divino y de vivir sin profetas, se veía en Israel un profeta poderoso y con palabra de Dios. Juan era bastante atípico, pero era convincente. Y las multitudes lo seguían. Todos querían escuchar su prédica y se arrepentían de sus pecados.

Por eso se bautizaban, porque reconocían que sus errores los alejaban de Dios y Juan los incitaba a acercarse a la santidad divina. No discriminaba a nadie. No importaba su alcurnia, historia familiar, inclinación religiosa, acumulación de pecados, historial delictivo o indiferencia personal. El bautismo de Juan unificaba a los presentes y los ponía en un mismo plano frente a la mirada divina. Estaban todos en un mismo plano de falencia frente a la perfección de Dios.

Todas las personas se unificaban frente a esta realidad, ninguna vida era suficientemente buena como para poder acceder a la presencia de Dios. Y esta realidad fue aún más asombrosa, cuando Marcos relata este hecho inédito.

El Hijo de Dios, Jesucristo, Dios hecho hombre fue a visitar a Juan al Jordán par ser bautizado. ¡¿Era necesario?! Definitivamente no. Cristo era el único ser humano que jamás había pecado. Era el único hombre en la historia de la humanidad completamente puro y perfecto. La completa santidad se acercó al Jordán para bautizarse.

¿Cuál fue la razón por la que Cristo hizo esto? Demostrando su grandeza y generosidad, Dios se identificó con nosotros en el bautismo. Se hizo como nosotros para poder acercarse a nosotros. No le hacía falta, pero lo hizo igual para caracterizarse como un ser humano.

Por su muerte en la Cruz nos dio nueva vida, y renovó nuestro espíritu para ponerlo en sintonía con Dios. Por su perdón nos habilitó la posibilidad de disfrutar de una nueva naturaleza santa. Y nos invita a identificarnos con Él. Ya nos enseñó como hacerlo. Como siempre, Cristo dio el primer paso y nos mostró el camino.

Ahora depende de nosotros, que elijamos cada día imitarlo. Y tratemos de vivir como Él vivió mientras estuvo en la tierra. ¿Difícil? Por supuesto que sí. Pero Dios te considera digno del desafío. No es para cualquiera, solo para escogidos. Y vos estás dentro del grupo selecto.

REFLEXIÓN – Identificate con el Señor Jesús.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí