La Biblia y paga el precioLa Biblia – Tienes que pagar el justo precio

“…QUIERO COMPRARLO POR SU JUSTO PRECIO…” (1 Crónicas 21:24)

Alguien escribió: “Cuando consigues lo que quieres en la lucha por destacarte, y el mundo te hace rey por un día, contémplate en el espejo y escucha lo que el reflejo tiene que decir. Porque lo que cuenta no es el veredicto de tu padre, de tu madre o de tu esposa, sino el veredicto de la persona que te mira desde el otro lado del cristal. A esa persona tendrás que complacer, y no a los demás, porque con ella tendrás que vivir hasta el resto de tus días. Y si el hombre del espejo es tu amigo, habrás superado con éxito la mayor prueba y la más peligrosa. Podrás engañar al mundo entero a lo largo de tu vida, y hasta te darán palmaditas en la espalda por tus logros. Pero tu recompensa final serán penas y lágrimas si has engañado a la persona del espejo.”

Se cuenta que había un barbero en una pequeña ciudad al que le iba muy bien el negocio hasta que una peluquería grande y moderna abrió al otro lado de la calle. Por todas partes anunciaron la apertura con la publicidad de: “TODO A UN DÓLAR”. ¡Cortes de pelo a 1 dólar! ¡Permanentes a un dólar! ¡Todo por un dólar! Desesperado, el barbero contrató a un experto en publicidad, quien llamó a una compañía que hacía letreros a encargar uno para la barbería. ‘¿Y qué quiere que pongamos en el rótulo?’ le preguntaron. El publicista respondió: ‘Escribid en letras grandes las palabras: ‘ARREGLAMOS CORTES DE PELO DE 1 DÓLAR’. Dijo el rey David: “…Quiero comprarlo por su justo precio; porque no…sacrificaré holocausto que nada me cueste” (1 Crónicas 21:24). Para cumplir el destino que Dios te ha dado, tienes que pagar el justo precio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí