El Miedo en la Biblia – No temas. Tercera parte

“…VINO LA PALABRA DEL SEÑOR A ABRAM EN VISIÓN, DICIENDO: NO TEMAS…” (Génesis 15:1)

Consideremos el episodio bíblico de cuando Jesús resucitó a la hija de Jairo. Cuando éste acudió a Jesús para pedir ayuda, su hija estaba gravemente enferma.

Mientras Jesús y Jairo se dirigían a la casa, murió la niña. Entonces Jesús le dijo al padre angustiado: “…No temas, cree solamente” (Marcos 5:36).

Cuando llegaron a la casa, todo el mundo estaba llorando. Entonces Jesús les dijo: “ ¿Por qué ese alboroto…?” (Marcos 5:39).

La palabra “alboroto” significa “conmoción, clamor, bullicio”. Luego Jesús tomó a la niña de la mano y le pidió que se levantara. Y para gran asombro de los presentes, la niña se levantó.

Ahora bien, si Jesús puede resucitar a los muertos, seguro que no hay problema, por grande que sea, que Él no pueda resolver.

El milagro empezó al momento en que Jairo acudió a Jesús. Y si haces tú lo mismo, estarás en el lugar adecuado para obtener los resultados que necesitas.

¿Vas a hacer un gran “alboroto” o vas a orar en fe, creyendo que Dios te va a sacar de la situación?

¿Cuánta energía y emociones estás desperdiciando en cosas que nunca van a suceder o que no puedes controlar?

¿Cuantas más noches vas a pasar en vela, mirando al techo, pensando en las cosas malas que podrían suceder?

Considera cómo le hace sentir a Dios esa falta de confianza en Él. Reclama su promesa: “En paz me acostaré y asimismo dormiré, porque sólo tú, Señor, me haces vivir confiado” (Salmo 4:8).

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí