Henry John Heinz photo spanishLa Vida Cristiana de: Henry John Heinz

“SUS HIJOS SE LEVANTAN Y LA LLAMAN BIENAVENTURADA…” (Proverbios 31:28)

A la edad de seis años, Henry John Heinz ayudaba a su madre a cultivar la pequeña huerta detrás de la casa. A los doce, se encargaba de un jardín de más de dos hectáreas, usando un caballo y una carreta para llevar las mercancías tres veces por semana a las tiendas de Pittsburg (EE.UU). Más tarde fundó su propia empresa a la que llamó 57 Variedades. Henry John Heinz Company se hizo Sociedad Anónima en 1905 y en la actualidad, más de cien años después, ésta comercia más de mil trece mil productos diferentes en todo el mundo, como salsas de tomate o comida infantil. Pero hay otros datos destacables: Henry John Heinz amaba a Jesús y fue muy activo en promover la Escuela Dominical en Pittsburg y en otras partes del mundo.

Su empresa se destacó como pionera en usar técnicas sanitarias muy seguras en la preparación de alimentos y también por ser un empleador que cuidaba bien de sus empleados. En efecto, éstos recibían seguro médico, tenían acceso gratis a piscinas y centros deportivos y las mujeres accedían a puestos de responsabilidad como supervisoras. Este hombre se ganó la reputación de haber mejorado las condiciones de vida y laborales de sus empleados.

En su testamento, Henry John Heinz expuso: “Deseo expresar, al principio de este testamento, y como el aspecto más importante del mismo, la confesión de mi fe en Jesucristo como mi Salvador. También quiero dejar constancia que a lo largo de mi vida, con sus grandes alegrías y buenas dosis de dolor, he sido sostenido por mi fe en Dios por medio de Jesucristo. Recibí ese legado de mi madre, una mujer consagrada y firme en la fe, a quien atribuyo todos los éxitos que he logrado.”

2 COMENTARIOS

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí