Cristiano,como enfrentar el despido laboral. Parte 2

“…EVITAD QUEJAS Y DISPUTAS” (Filipenses 2:14 Castilian)

Si tú no estás entre los despedidos, pon en práctica la regla de “sin quejas”. Seguro que habrá personas a tu alrededor que busquen oportunidades de quejarse de la empresa; no seas una de ellas. “…Evitad quejas y disputas” (Filipenses 2:14 Castilian). No te dejes influir por el negativismo de otros. Esfuérzate para erradicar el pesimismo y centrarte en hacer tu trabajo lo mejor posible todos los días.

Hazte indispensable trabajando duro, manteniendo una actitud positiva y contribuyendo al éxito general de la empresa. Si tú eres quien ha sido despedido: Es normal que te sientas enojado, triste y molesto durante unos días. Pero luego, reponte. Jesús dijo: “…Perdonad, si tenéis algo contra alguien, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas” (Marcos 11:25). La madurez es la capacidad de soportar la injusticia sin querer vengarte. Perdona a la empresa y a tu jefe. No des cabida a la amargura, porque no podrás crear un futuro si te quedas estancado en el pasado.

Pregúntate qué puedes aprender con esta experiencia y úsala para buscar nuevas oportunidades. John Gardner dijo: “No damos lo mejor de nosotros cuando estamos instalados en la cima; somos escaladores y cuando más rendimos es cuando la escalada es muy pronunciada.” No lo sabes, pero quizás tu siguiente trabajo podría abrirte paso a una nueva carrera más gratificante, o te permita pasar más tiempo con tu familia, o la ubicación sea mejor. “El corazón del hombre se propone un camino, pero el Señor endereza sus pasos” (Proverbios 16.9); “Pon todo lo que hagas en manos del Señor, y tus planes tendrán éxito” (Proverbios 16:3); “…Para Dios todo es posible” (Mateo 19:26). ¡Tú eres el único que pone límites a tu futuro!

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí