Habitos-Tus habitosLos Cristianos – Tus hábitos definen tu futuro

“…E ARRODILLABA TRES VECES AL DÍA, ORABA.” (Daniel 6:10)
Tus hábitos te benefician o te perjudican. Piensa en uno de tus hábitos, multiplícalo por 365 días, luego multiplícalo por sesenta u ochenta años, y con ello podrás escribir tu propia necrología. En otras palabras: las personas extraordinarias tienen buenos hábitos. Un billonario dijo: ‘Llego al despacho a las 7 de la mañana, es una costumbre.’ Un escritor famoso comentó: ‘Me levanto a la misma hora todos los días. Empiezo a escribir a las 8 y lo dejo a las 4 de la tarde. Lo hago siempre, es un hábito.’ Jesús también tenía sus hábitos: “Vino a Nazaret, donde se había criado; y el sábado entró en la sinagoga, conforme a su costumbre.” (Lucas 4:16).

Daniel oraba tres veces al día. Su vida de oración era tan regular que sus enemigos lo usaron para tenderle una trampa. Si te comparas con eso, ¿cómo es tu vida de oración? Se dice que si puedes hacer algo durante veintiún días, podrás hacerlo durante veintiún años. ¿Vas a fallar alguna vez? Pues claro, eres humano. Pero una vez que hayas disfrutado del éxito, es difícil que te conformes con menos. Jesús dijo: ‘.Si vosotros permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos” (Juan 8:31). Fíjate en la palabra “permanecéis”; ése es el secreto de la grandeza. Tu éxito estará arraigado en tus costumbres diarias. Si de verdad quieres cambiar cosas en tu vida, tienes que dejar de practicar los malos hábitos y fomentar otros nuevos que te beneficien.