Cristianos,Antes de dar el siguiente paso

“LEVÁNTATE Y PASA… HACIA LA TIERRA QUE YO [TE] DOY…” (Josué 1:2)

Josué había probado lo buena que era la Tierra Prometida. Sin embargo tuvo que volver al desierto y esperar a que muriera Moisés y fuera enterrada toda una generación incrédula de Israel. Destaquemos lo siguiente:

1) Algunas de nuestras viejas costumbres tendrán que morir. Moisés representaba la vieja guardia. Fue la persona adecuada para un tiempo, pero no para el presente. Cuando estás anclado en el pasado y no vives el presente, no estás listo para avanzar; todavía tienes que impresionar a demasiadas personas. Te riges por principios tan estrictos que cuando Dios te dice que es hora de dar un paso adelante, tienes que consultar con alguien antes de hacerlo. Cuando Dios le dijo a Josué: “Mi siervo Moisés ha muerto. Ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, hacia la tierra que yo les doy a los hijos de Israel”, sólo había una respuesta aceptable: ‘¡Sí Señor!’ Debes honrar el pasado pero no quedarte estancado en él. Tienes que permanecer en la verdad, pero si quiere alcanzar tu destino tendrás que buscar a Dios y recibir sus nuevas revelaciones e instrucciones.

2) Deberás enterrar las dudas. Únicamente dos de los doce espías enviados a la Tierra Prometida creyeron que Dios se la entregaría. Los otros diez vieron gigantes, cedieron ante la duda, murieron y fueron enterrados en el desierto. Y cualquier duda que te está deteniendo tiene que morir y ser enterrada también, así como las voces que provienen de tu baja autoestima, los temores que se arraigaron en tu infancia, tus preocupaciones y tus detractores. Júntalos a todos, mételos en una caja, entiérrala, pisa la tierra y di: “Polvo eres y en polvo te convertirás.” Antes de dar el siguiente paso, tienes que entender los principios aquí expuestos y regirte por ellos.