La tierra Dios y su creacionComo cuidar la Creación de Dios

“TOMÓ… DIOS AL HOMBRE Y LO PUSO EN EL HUERTO DE EDÉN, PARA QUE LO LABRARA Y LO CUIDARA” (Génesis 2:15)

Durante muchas generaciones la iglesia guardó silencio respecto al pecado de la esclavitud. Lo hicieron debido a que era algo aceptado y conllevaba beneficios económicos. E incluso muchos líderes religiosos también tenían sus esclavos. Pero cuando la iglesia reconoció, por fin, que era algo malo, llevó la voz cantante en las reformas. Hoy en día no podemos ni siquiera imaginar la vida de otra manera. Pues bien, algunos de nosotros estamos despertando a la realidad de que cuidar la creación de Dios no es algo que sólo hacen “los verdes”. La resolución presentada por la Convención Bautista del Sur condenando a los responsables del vertido de petróleo en el Golfo es un ejemplo de lo anterior.

El teólogo bautista Russell Moore, en un discurso elocuente de cómo la fuga de petróleo arruinaría su querida ciudad de Biloxi, Mississippi, se expresó así: ‘Por demasiado tiempo los cristianos evangélicos, entre los que me incluyo, hemos demostrado tener una conciencia ecológica muy permisiva.’ Luego añadió: ‘¿Cómo nos van a creer los de fuera cuando hablamos de Aquél que da vida en abundancia si nos ven que no nos preocupamos de lo que mata y destruye? El mismo Dios que puso las patatas en la tierra para nuestro alimento, también puso el crudo para que lo usemos. Pero seguro que a Él no le agrada cuando contaminamos sus océanos y matamos a sus criaturas en el proceso de extracción de ese crudo. “Lo hiciste señorear [ser mayordomo y cuidar] sobre las obras de tus manos… las bestias del campo, las aves del cielo y los peces del mar…” (Salmo 8:6-8). ¡El hecho de que vamos a ir al cielo no nos da ningún derecho a destrozar la hermosa tierra de Dios!