Los ojos de la Fe“Comprobando lo que es agradable al Señor.” Efesios 5:10 (RVR)

La comprobación es un método científico que se utiliza para garantizar una ley. Si el supuesto dice que un elemento de metal, es más pesado que el agua. Al depositar un objeto en dicho elemento se hundirá. Se puede comprobar esto poniendo cualquier objeto metálico en el agua. Desde un pequeño alfiler hasta una enorme torre de extracción de petróleo marítima, siempre se cumple la ley.

Esta metodología de comprobación solo sirve para teoremas físicos. Pero no para temas meta físicos. La Biblia entra en los temas meta físicos por lo que esta teoría de comprobación no estaría dentro de las posibles soluciones para interrogantes que presenta, excepto en este principio.

Pablo nos desafía para comprobar aquellas cosas que son agradables al Señor. Es decir, que existe una metodología científica para comprobar que cosas le agradan a Dios y cuales no. Y que por repetición, podremos descubrir y evidenciar cuales son.

Aquellas acciones bondadosas, justas o verdaderas, sostiene Pablo, son aquellas que agradan a Dios. Y nos deja tres filtros por los cuales debemos tamizar cada pensamiento, acción o deseo que tengamos. Es una manera lógica y práctica de comprobar que cosas son las que agradan a Dios y cuales no.

Algo es bondadoso, cuando no es dañino, ni para quien lo hace ni para terceros. No es un tema de gustos personales, sino de variantes generales. Si lo que deseo hacer puede perjudicar a alguien (aunque a mi me beneficie) no es bondadoso.

Algo es justo cuando es ecuánime para todos. No cuando satisface solo a una parte en cuestión. En toda discusión, cuando hay dos opiniones distintas, cada uno considera justo el argumento que sostiene. Y esgrime que el otro argumento es incorrecto. No es el concepto de Dios para justicia. Para Él algo es justo cuando es imparcial y objetivo. Y se aplica de la misma manera a todos y en todas las circunstancias.

Finalmente es verdadero cuando su sustento es incuestionable. No son verdades parciales o subjetivas. Sino principios objetivos y uniformes. Cuando se aplican a todas las posibilidades y no solamente a algunas.

Dios nos deja tres herramientas para comprobar si nuestras acciones y pensamientos son agradables a Dios. Podemos repetir esta comprobación con cada uno de nuestros deseos. Y vamos a descubrir que siempre se repite el mismo concepto.

REFLEXIÓN ? Podés comprobar si agradás a Dios.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí