Jesucristo y la mano de DiosJesucristo –¡No hay nadie como Él!

“JESÚS… LES HABLÓ DICIENDO: TODA POTESTAD ME ES DADA EN EL CIELO Y EN LA TIERRA” (Mateo 28:18)

Billy Graham expresó lo siguiente: “La Biblia trata sólo superficialmente la historia de Israel o de un sistema ético. Su enfoque primordial es la historia de la redención en Jesucristo. Si lees las Escrituras y no entiendes la historia de la salvación, te has perdido todo su mensaje y su verdadero significado.

Algunos estudiosos han buscado la historia de Jesús a través de toda la Biblia.

En Génesis, Él es la Semilla de la mujer.

En Éxodo, es el Cordero Pascual.

En Levítico, es el Sacrificio Expiatorio.

En Números, Él es la Roca golpeada.

En Deuteronomio, Él es el Gran Profeta.

En Josué es el Capitán de los Ejércitos del Señor.

En Jueces, es el Libertador. En Reyes, es el Rey Prometido.

En Nehemías, es el Restaurador de la Nación.

En Ester, es el Abogado.

En Job, Él es mi Redentor.

En Salmos Él es mi Pastor.

En Proverbios, es mi Modelo.

En Eclesiastés, Él es mi Meta.

En el Cantar de los Cantares, es el que me Satisface.

En los libros de los Profetas, es el Futuro Príncipe de Paz. En los Evangelios es Aquél que vino a buscarnos y a salvarnos. En Hechos, es nuestro Señor Resucitado. En las Epístolas, es nuestro Representante a la mano derecha del Padre. En Apocalipsis es el Señor que vuelve.”

En este mundo de psicología barata y teología flexible, la roca de nuestra fe sigue siendo el nacimiento virginal de Cristo, su vida intachable, su muerte expiatoria, su resurrección victoriosa, su obra redentora y su regreso como Rey de Reyes, donde todos lo verán. Jesucristo -¡No hay nadie domo Él!