Hombre adorando a DiosCómo tener un avivamiento personal – Parte 2

“…AVÍVANOS, E INVOCAREMOS TU NOMBRE” (Salmo 80:18)

A. T. Tozer establece otros cuatro pasos para llevarnos al avivamiento personal:

1) Que tu vida concuerde con aquellas Escrituras que nos instruyen en el camino de la rectitud. Un hombre sincero con una Biblia abierta, un cuaderno y un bolígrafo enseguida se dará cuenta de lo que no va bien en su vida. Recomiendo que dicho examen se haga de rodillas, y que estemos dispuestos a obedecer los mandamientos de Dios en cuanto nos sean revelados.

2) Evita la frivolidad. Seguro que puedes pasar menos tiempo delante del televisor. A menos de que puedas alejarte de él, ninguna revelación espiritual dejará huella en tu corazón. Antiguamente, la gente solía ir al cine para evitar tener que pensar en Dios. Tal vez tú no les acompañes ahí pero haces lo mismo que ellos en tu hogar. A través de la televisión vas aceptando las ideas del diablo, los parámetros morales y las actitudes del mundo sin percatarte de ello.

3) Proponte restringir el número de tus intereses. Demasiados proyectos demandan mucho tiempo y energía pero no te acercan a Dios.

4) Ten fe en Dios; espera cosas de Él; mira hacia el trono donde tu abogado está sentado a la diestra del Padre. Todo el cielo está de tu parte y Dios no te va decepcionar.”

Escribe el salmista: “¡.Restáuranos… y seremos salvos!” (Salmo 80:19). Te preguntarás: ‘¿Salvos de qué?’ ¡De nosotros mismos! Salvos de las influencias que nos desvían de Dios y nos arrastran a este mundo. Salvos para cumplir los propósitos para los cuales fuimos redimidos y llamados a su Reino. Si lo deseas, el avivamiento personal está a tu alcance.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí