Hombre con la boca cerradaAprende hablar y callar

“Aun el necio, cuando calla, es contado por sabio. El que cierra sus labios es entendido.” Proverbios 17:28 (RVR)

Lazaro me pasó este escrito y me pareció muy interesante para compartirlo. Y un enorme desafío para aprender a refrenar nuestro impulso de hablar de más y evitar el silencio necesario.

He aquí la fórmula De hablar y de callar...

HABLAR oportunamente, es acierto.
HABLAR frente al enemigo, es civismo.
HABLAR ante una injusticia, es valentía.
HABLAR para rectificar, es un deber.
HABLAR para defender, es compasión.
HABLAR ante un dolor, es consolar
HABLAR para ayudar a otros, es caridad.
HABLAR con sinceridad, es rectitud.
HABLAR de sí mismo, es vanidad.
HABLAR restituyendo fama, es honradez.
HABLAR aclarando chismes, es estupidez.
HABLAR de defectos, es lastimar.
HABLAR debiendo callar, es necedad.
HABLAR por hablar, es tontería.

CALLAR cuando acusan, es heroísmo.
CALLAR cuando insultan, es amor.
CALLAR las propias penas, es sacrificio.
CALLAR de sí mismo, es humildad.
CALLAR miserias humanas, es caridad.
CALLAR a tiempo, es prudencia.
CALLAR en el dolor, es penitencia.
CALLAR palabras inútiles, es virtud.
CALLAR cuando hieren, es santidad.
CALLAR para defender, es nobleza.
CALLAR defectos ajenos, es benevolencia.
CALLAR debiendo hablar, es cobardía.

Debemos aprender primero a CALLAR para poder HABLAR luego, pero siempre con acierto y tino, porque: Si HABLAR es plata, CALLAR es oro

REFLEXIÓN – Es de sabios callar.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí