Los SueñosInvolucrar a otros en tu sueño. Parte 2

“…VOSOTROS… OS SOLIDARIZASTEIS CONMIGO” (FILIPENSES 4:15 CST)

Tercero, debes compartir tu sueño con entusiasmo. Pablo sabía cómo hacerlo: “…Vosotros…os solidarizasteis conmigo… lo que busco son los beneficios que vosotros recibiréis un día…” (Filipenses 4:15-17 CST). Haz que la gente se motive pensando en las recompensas; preséntales tu visión, pero desde su perspectiva. Se cuenta que en cierta ocasión Ralph Waldo Emerson no conseguía meter a una ternera en el establo. Estaba a punto de darse por vencido cuando una criada irlandesa se acercó a la ternera, le metió el dedo en la boca, y el animal, asociando esa sensación con el cuidado maternal de la vaca, siguió a la joven hasta el establo. Empujar y pinchar a la gente no funciona. Pero si les ayudas a visualizar cómo se van a beneficiar personalmente, estarán más dispuestos a seguirte. La gente hace las cosas por sus motivos personales, no por los tuyos. Y por lo general los motivos están relacionados con sus emociones.

No tengas temor de demostrar tus emociones. La gente acepta a la persona antes de aceptar su visión. Es posible que puedas comunicar tu visión en unos minutos, pero tardarás mucho más en convencerles de dónde está tu corazón; para ello hay que ser paciente. Aunque estés lleno de entusiasmo, tendrás que adaptar tu paso al de los demás, que pudiera ser más lento. Si te adelantas demasiado, perderás la capacidad de influirlos. Se cree que tenemos que oír una idea al menos siete veces antes de hacerla nuestra. El diez por ciento de los seres humanos son pioneros, el setenta por ciento son pobladores y el veinte por ciento, antagonistas. Procura ganarte a los pioneros, esperar a los pobladores y dejar atrás a los antagonistas.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí