La tentacion y el cristiano

Cristiano, ¿Estás siendo tentado? Parte 1

“.PARA ALCANZAR MISERICORDIA Y HALLAR GRACIA PARA EL OPORTUNO SOCORRO” (Hebreos 4:16)

Por muy spiritual y maduro que seas, nunca quedarás libre de tentación. Cuando la conquistas en un frente, te ataca por otro. Y cuanto más te acerques a Dios, más te tentará Satanás. Pablo lo explica así: “.El deseo de la carne es contra el Espíritu y el del Espíritu es contra la carne; y estos se oponen entre sí.” (Gálatas 5:17).¿Cuál es la solución? Hay dos modos de vencer la tentación:

Primero, reconócela con sinceridad. Pregúntate: ‘¿Cuándo soy más tentado?’ Por lo general somos más vulnerables cuando nos encontramos bajo presión y cuando estamos dolidos, airados, preocupados; cuando nos sentimos solos, aburridos y cansados; o después de una gran victoria espiritual. Aprende a identificar los patrones. “La norma de los justos es apartarse del mal; cuidar la propia conducta es cuidarse uno mismo” (Proverbios 16:17 DHH).

Segundo, pide ayuda a Dios. “Invócame en el día de la angustia; te libraré.” (Salmo 50:15). ¿Por qué, entonces, no invocamos a Dios más a menudo? Quizás porque a veces nos gusta hacer aquello que sabemos que no está bien, ¿verdad? O porque nos sentimos avergonzados de haber sucumbido una y otra vez ante las mismas tentaciones. No te desanimes, Dios no se va a hartar de ti. Su Palabra nos dice: “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” (Hebreos 4:16). Si tienes que clamar a Dios para pedir ayuda cada hora del día, ¡allí estará Él para socorrerte! Así como las raíces de un árbol se hacen más profundas para resistir la tormenta, cada vez que le haces frente a la tentación, también tú te fortaleces.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí