Amar a DiosReflexiones Diarias – Amar Y Amar Más Y Más

“El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él” (Juan 14:21).

Charles Spurgeon habla sobre el Sr. Welch, un ministro de Suffolk, que fue visto sentado y llorando. Alguien le preguntó: “¿Querido Sr. Welch, por qué usted está llorando?” “Bien”, él contestó, “yo no puedo decirle”. Pero cuando insistieron, él contestó: “estoy llorando porque no puedo amar Cristo más de lo que ya lo amo.”

Como es gratificante, para aquél que abrió su corazón para Jesús, tenerlo en su compañía. La presencia del Señor hace toda la diferencia. Sin Él todo sería insípido, no habría placer en nuestras vidas y nuestros días serían huecos y sin brillo.

Él nos llena de amor y nos regocijamos en poder amarlo. Cuando hablamos con Él en oración, la verdadera alegría invade nuestras almas y tenemos satisfacción en lo que hacemos. Su presencia nos llena de júbilo y colorea nuestros días.

Queremos amar al Señor más y más; queremos servirlo con determinación; queremos compartir Su Palabra con todos los que encontramos; queremos gritar bien alto que Él es el Camino, que no existe otro y que nuestra vida cambió desde que empezamos a caminar con Él.

Muchos Lo ignoran. Muchos se juzgan capaces de vivir sin él. Muchos lo rechazan y hasta dicen creer que Él no existe. No creo que sean felices como yo lo soy. No creo que enfrentan las luchas de la vida con la misma paz que yo suelo enfrentar. No creo que sean victoriosos en la realización de sus sueños como yo soy. Amo a mi Jesus. Quiero amarlo con todo el fervor de mi alma. Quiero dedicar el máximo de mí en adorarlo. Quiero oírlo llamarme por mi nombre en el grande día final. Quiero vivir con Él para siempre en las moradas celestiales.

Lo amo demasiado. ¿Usted lo ama?

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí