Disfrutar de DiosEspera y disfrutarás de lo mejor de Dios

“…DIOS, QUIEN CUMPLIRÁ SU PROPÓSITO PARA MÍ…” (Salmo 57:2 NTV)

Si has estado orando para que Dios te envíe un compañero, o un mejor empleo, o que cambie el corazón de un hijo rebelde, recuerda que ya sea que Él cambie la situación o te cambie a ti, en cualquiera de los dos casos “cumplirá su propósito [en ti].” Dios tiene una visión de conjunto, y te ama tanto que hará que “todas las cosas te ayuden a bien”(Romanos 8:28). Alguien escribió: “Cuesta entender las vicisitudes de la vida cuando estás en medio de la prueba… o te sientes demasiado cansado, con una perspectiva limitada… y no tienes las fuerzas ni la visión para seguir adelante solo… “Confía en el Señor con todo tu corazón y no te apoyes en tu propia prudencia” (Proverbios 3:5). Este versículo recomienda que dejes de lado los intentos desesperados de manipular a la gente, las circunstancias o el tiempo… y entregues las riendas a Aquél que conoce el camino.

Piénsalo bien; si estuvieras tan seguro de lo que estás haciendo, ¿te encontrarías en este embrollo? Se habla de esperar en Dios; pero en realidad, Él también nos espera… hasta que estemos listos para recibir… hasta que apreciemos lo que estamos pidiendo… hasta que hayamos preparado a fondo nuestro corazón… hasta que estemos libres de resentimiento y de queja… hasta que nuestro grado de madurez sea aceptable y haya aumentado nuestro entendimiento… A veces Él espera hasta que pensemos que se ha olvidado de nosotros. Esa espera nos pone a prueba y hacer crecer nuestra fe… Recuerda: “…Para el Señor, un día es como mil años y mil años como un día” (2 Pedro 3:8). La eternidad es su telón de fondo… y puede resolver un problema en un minuto o en dos generaciones.” Isaías dice: “…El Señor esperará para tener piedad de vosotros… ¡Bienaventurados todos los que confían en Él!” (Isaías 30:18). ¡Espera! No te adelantes a Dios, y así podrás disfrutar de lo mejor de Él.

  • Margalyd González Rodríguez dice:

    Si la verdad es que muchas veces nos adelantamos a Dios y no esperamos de su ayuda, quisas pensamos que El no nos escucha, solamente que Dios quiere probarnos cuanto confiamos el El…. Realmente Dios tiene grandes cosas para nosotros… Gracias Señor Jesús Amen