La Cruz de madera JesusLa credibilidad de Cristo Parte 2

“…SABIENDO JESÚS QUE YA TODO ESTABA CONSUMADO… PARA QUE LA ESCRITURA SE CUMPLIERA… DIJO: ¡CONSUMADO ES!” (Juan 19:28-30)

Desde el momento de su nacimiento hasta la hora de su muerte, la vida de Cristo fue predicha en detalle por los profetas del Antiguo Testamento. Él cumplió unas cuarenta profecías durante su vida en la tierra. Estadísticamente, las posibilidades de que eso ocurriera por casualidad son de una en mil millones. ¿Por qué es importante resaltar eso? Porque hay muchos que cuestionan su nacimiento virginal, su deidad, sus milagros, su resurrección y su segunda venida. Lo mismo ocurrió en la época de los apóstoles.

Por eso escribió Pedro: “También yo procuraré con diligencia que, después de mi partida, vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas. No os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad, pues cuando él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Éste es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia.  Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo. Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día amanezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones. Pero ante todo entended que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada,  porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo (2 Pedro 1:15-21).