El valor de un cristianoCristiano No Olvides que Tú Tienes Valor

“… ¿No valéis vosotros mucho más que ellasí” (Mateo 6:26)

F. W. Farrar cuenta sobre cuando, de casualidad o providencia divina, mientras andaba en las calles de Chicago, Dwight L. Moody, un niño ignorante, andrajoso y descalzo, encontró el camino para una Escuela Bíblica. Era muy tímido y nervioso, y los otros niños se reían de él por no conseguir encontrar los pasajes en la Biblia. El profesor observó su enredo y, con gentileza y mucho tacto, lo ayudó a encontrar las citas bíblicas. Si no fuese por aquella actitud de amor y simpatía, una brillante y memorable carrera podría haber sido perdida para el mundo.

Grandes y valiosos tesoros pueden estar escondidos en una persona aparentemente débil y sin valor. A veces nuestro juicio precipitado y total indiferencia, sepultan grandes talentos que grandes beneficios podrían traer para todos nosotros.

Podría escribir aquí sobre los valores que no conseguimos ver en las personas que están a nuestro rededor, sin embargo, prefiero escribir sobre los valores que no vemos en nosotros mismos.

Nuestro pesimismo o la falta de persistencia en la busqueda de nuestros sueños e ideales, muchas veces, impiden que descubramos  cuanto somos importantes para Dios, para nuestros amigos y para nuestra propia vida. Somos hijos de Dios, somos personas valiosas en el contexto de nuestro mundo, tenemos potencial para hacer grandes cosas, en el poder y en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Él nos eligió; Confía en nosotros; Quiere usarnos para grandes transformaciones; y, con mucha timidez y pesimismo, creemos que no somos nada, que nada sabemos hacer, que valemos menos que los demás alrededor.

¡Eso no es verdad! ¡Tenemos, sí, mucho valor! La fuerza no es nuestra, el don no es nuestro, la capacidad no es nuestra, las palabras no son nuestras; todo viene de Dios, y todo debe ser hecho para la gloria y para el honor de él.

Moody era un niño insignificante. Se reían de su timidez y vergüenza. Y hoy, la historia lo retracta como un de los mayores personajes de la evangelización mundial.