El verdadero DiscipuladoEl Discipulado Cristiano

“EL QUE NO LLEVA SU CRUZ… NO PUEDE SER MI DISCÍPULO” (Lucas 14:27)

Brenda Goodine escribe: “Mi amiga decidió que ya era hora de hablarle a su hijo de cuatro años acerca de recibir a Cristo. ‘Benji’, le preguntó, ‘¿Te gustaría recibir a Jesús en tu corazón?Benji movió sus ojos ojitos azules y dijo muy serio: ‘No, no quiero esa responsabilidad.’” Ahora bien, tal vez no te guste la respuesta de Benji, pero hay que admirar sus sinceridad. El niño no estaba pensando en las recompensas del discipulado, sino en las responsabilidades que conlleva. El hermano Lawrence, monje francés, lo expresó así: “Recordemos continuamente que lo único importante de esta vida es agradar a Dios.’ Imagínate preguntarte antes de cada acción, palabra o actitud: ‘¿Le agrada esto a Diosí’ Seguro que tu vida sería muy diferente y tus decisiones tendrían repercusiones mucho más positivas en la gente a tu alrededor.

Jesús dijo: “El que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo (Lucas 14:27). Las cruces no eran para vivir sino para morir. Cada mañana cuando te levantas y vas al baño, mírate en el espejo y di: “Hoy has sido llamado a morir a tu indulgencia, a tus intereses y a tu sentido de superioridad.” Tom Landry, entrenador de los Dallas Cowboys, dijo en una ocasión: ‘El trabajo de un entrenador de fútbol es hacer que los deportistas hagan lo que no quieren, a fin de conseguir lo que siempre anhelaron.’ Y esa misma es la esencia del discipulado. Además, Jesús dijo que si no estamos dispuestos a hacerlo, “no podemos” ser sus discípulos.

  • buenisimo me encantan estas meditaciones en este momento, siento que mi Dios esta conmigo y por medio de estas meditaciones me esta invitando a tantas cosas que el quiere que haga,muchas bendicioes