Inicio » Cristianos » Cómo aplacar el conflicto

Cómo aplacar el conflicto

Cómo aplacar el conflicto

“LA RESPUESTA SUAVE APLACA LA IRA, PERO LA PALABRA ÁSPERA HACE SUBIR EL FUROR” (Proverbios 15:1)

¿Has oído la historia del irlandés peleón que nada más aterrizar en América anunció: ‘Si aquí hay Gobierno, estoy en contra de él.’ Sonreímos, pero la realidad es que “…la palabra áspera hace subir el furor” (Proverbios 15:1). Si quieres evitar el conflicto, no lo empieces. La clave para entenderse con los que están enojados o que no comparten tu punto de vista, es relajarte y demostrar empatía, lo cual no significa que debas complacerles en cualquier capricho. Pero si estás convencido de tus opiniones y de tu postura, déjales que ellos sigan con la suya. Cuando estás seguro de tu identidad, no necesitas demostrar que otros están equivocados para sentirte justificado. Es ingenuo esperar que todo el mundo vea las cosas como tú; tienes que reconocer que cada uno tiene su forma de pensar, sus opiniones y sus sentimientos. Jesús dijo: “Ponte de acuerdo pronto con tu adversario, entre tanto que estás con él en el camino…” (Mateo 5.25).

Un consejero familiar recomienda: “En lugar de reaccionar a los ataques con contraataques, si ves la situación desde el punto de vista del otro, eso les desarmará y dejará al agresor sin blanco al que apuntar.” ¿Tienes que estar de acuerdo con todo el mundo? No, pero “si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres” (Romanos 12:18). ¿Habrá ocasiones en que tengas que defender tu postura? Sí, pero no lo hagas con superioridad ni buscando peleas. A veces los cristianos pecamos gravemente en esa área. Creemos que porque una causa es justa, no importa quien caiga en el camino. “La cordura del hombre aplaca su furor, y un honor le es pasar por alto la ofensa” (Proverbios 19:11). Decide brindar a los demás la misma gracia que Dios te ha brindado a ti.

Deja un comentario

48 Compartir
Comparte48
Tweet
WhatsApp
Comparte