¡Deja de preocuparte!

“…NO OS PREOCUPÉIS…” (Mateo 6:31 CST)

Si no prestas atención, dos cosas te robarán la tranquilidad:

1) El pasado. Todos cometemos errores, incluidas aquellas personas a quienes admiras y las que piensan que nunca se equivocan. La Biblia dice: “…Cada uno llevará su propia carga” (Gálatas 6:5 RVR 1960). Todos adolecemos en algún área. Todos decimos o hacemos cosas de las que nos arrepentimos. ¿Qué podemos hacer, entoncesí Pide perdón a Dios y confía que Él va a rectificar la situación. Él puede ayudarte a corregir los errores y a madurar por medio de ellos. Por ejemplo, cuando dices algo inapropiado, en lugar de obsesionarte por si has ofendido a alguien, pídele a Dios que le haga ver a la persona que no lo dijiste con mala intención. Confía en que Dios intervendrá y te dará favor. De ese modo no tendrás que pasar los días siguientes nervioso ni avergonzado cuando te encuentres con el afectado.

2) El futuro. Dios no va a suplir hoy las necesidades de mañana. Por consiguiente, cuando tengas uno de esos momentos de ‘¿Qué pasa si…?’, detente y considera estas palabras de la boca de Jesús: “No os angustiéis, pues, diciendo: “¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremosí”, porque los gentiles se angustian por todas estas cosas, pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas ellas. Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:31-33). Dijo Víctor Hugo: “Cuando hayas cumplido con las tareas del día, vete a dormir en paz; ¡Dios sigue despierto!”

2 COMENTARIOS

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí