Los Cristianos y El Vivir por los demás

“…SERVÍOS POR AMOR LOS UNOS A LOS OTROS” (Gálatas 5:13)

Jacques Cousteau, el famoso explorador marino francés, dijo: “Si alguien tiene la oportunidad, por la razón que sea, de vivir una vida extraordinaria, éste no tiene derecho a guardársela para sí mismo.” Así vivió Jesús, quien afirmó: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas” (Juan 10.11). Para ser como Él, tienes que vivir por algo mayor que tus propios intereses. En el libro de Bob Buford Medio Tiempo: Cambiando tu plan de ataque, del éxito al significado, el autor expone: “La primera mitad de la vida la dedicamos a alcanzar metas y ganar, a aprender y beneficiarnos; la segunda mitad es más arriesgada porque tiene que ver con vivir por algo más allá de lo inmediato.” Es decir, vivir por una causa más alta que ti mismo y dedicarte a los demás.

Los grandes hombres y mujeres de la Biblia no fueron notables por lo que ganaron o lo que poseyeron, sino porque se dieron a otros, y a causas que perduraron después de su partida. Se propusieron hacer algo que beneficiara a los demás. Pocas personas son capaces de mantenerse fieles a su propósito, de marcar la diferencia y de darlo todo para que sus sueños se hagan realidad. Nunca se dirá de tales personas, cuando mueran, que no dejaron huella en su camino. Sus anhelos siguen vivos, porque vivieron por los demás. Y al hacerlo, descubrieron gran felicidad y realización personal. Escribió un poeta: “Los otros, Señor, los otros; que ése sea mi lema. Ayúdame a vivir por los demás, para que al hacerlo viva para Ti.”

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí