Aprovecha la situación en la que te encuentras

“SI… PROSPERA, TAMBIÉN USTEDES PROSPERARÁN” (Jeremías 29:7 TLA)

¿Te encuentras en un momento de tu vida, o en un lugar, en los que preferirías no estar? Dios tiene para ti una palabra, aunque tal vez no sea la que quisieras oír. Es la misma que Jeremías transmitió a los israelitas cuando eran esclavos en Babilonia, lejos de todo lo que amaban: “No vais a volver pronto a casa, por lo tanto, cambiad de actitud y sacar el máximo provecho de la situación. Comprad casas, plantad huertos, dejad casar a vuestros hijos… y además, orad por la paz y la prosperidad de la ciudad en la que os encontráis, porque si ésta prospera, vosotros también prosperaréis” (Jeremías 29:5-7 parafraseado).

Los israelitas estaban en el exilio porque Dios había permitido que fueran llevados cautivos. ¿No cabe la posibilidad, entonces, de que el lugar donde te encuentras hoy sea donde Dios te ha colocado para que bendigas a los que te rodean?

En lugar de dejar tu vida en punto muerto, esperando a que cambien las circunstancias, empieza a sembrar en otros lo que a ti mismo te gustaría recibir. ¿Por qué? Porque cuando ellos sean bendecidos, tú también lo serás. ¿Cómo lo sabemosí Porque Jesús dijo: “Dad, y se os dará… porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir” (Lucas 6:38). Martha Washington escribió: “Me he propuesto estar contenta y animada en cualquier situación. He aprendido que lo que más influye para sentirse feliz o desgraciado es la actitud, y no las circunstancias externas.” Lo mismo dijo el apóstol Pablo: “He aprendido a vivir, sea con escasez, sea con abundancia; y he aprendido a sentirme satisfecho…” (Filipenses 4:12 CST). Si en lugar de sobrevivir, quieres prosperar, aprovecha el lugar y la situación en la que Dios te ha puesto.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí