El Éxito que perdura

“EL QUE PERMANECE EN MÍ… LLEVA MUCHO FRUTO…” (Juan 15:5)

Jesús dijo: “…Os elegí a vosotros y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca…” (Juan 15:16). Dios se ha propuesto dos cosas con nosotros: Primero, que tengamos mayor éxito; segundo, que dejemos un legado de éxito. Y hará lo que sea necesario para que así suceda. Justo cuando nos sentimos muy cómodos porque hemos alcanzado cierto grado de progreso, el Señor coge las tijeras de podar y empieza a recortar todas esas cosas a las que nos aferramos. El problema es que nos conformamos con menos de lo que Dios quiere para nosotros. Cuando Jesús dijo: “Sin mí, nada podéis hacer”, estaba enseñándonos que cuando nos rodeamos de las demandas, las necesidades y las pautas de los demás, podemos acabar agotados espiritualmente. Y cuando llegamos a ese punto, empezamos a operar con la energía de la carne.

Escribió Andrew Murray: “No confundamos trabajo y fruto. Podemos hacer muchas cosas para Cristo que no representan necesariamente el fruto de la viña celestial.” Jesús quiere un “fruto que permanezca”, es decir, un éxito perdurable. Padres, Dios no os ha dado a los hijos para que los perdáis a manos del enemigo. Pablo afirmó que la fe que veía en Timoteo la había observado primero en su madre y en su abuela, ambas casadas con gentiles. ¿Cómo lo hicieron? Permanecieron conectadas a la Viña y pudieron triunfar en medio de una ambiente hostil. Hombre o mujer de negocios, Dios no quiere que te conformes con el éxito temporal; Dios te prospera para que tú puedas extender Su reino. No hay escasez de recursos; Dios sólo necesita personas a quien pueda confiárselos. Por consiguiente, ora: ‘Señor, haz de mí un triunfador; pero dame un éxito que perdure.’

4 COMENTARIOS

  1. Si caminamos con Jesus ,vamos a crecer espiritualmente y como resultado vamos a dar buen testimonio como hijos de Dios.

  2. Col.3:17 Dice hacedlo todo en el nombre de Jesus dando gracias a Dios por medio de El. Si todos nuestros planes y proyectos los pone-
    mos en sus manos y lo tenemos en primer lugar en nuestras vidas
    vamos a vivir de victoria en victoria y nuestros éxitos seran perdura-
    bles  en Cristo Jesus.

  3. Gracias al Señor porque sus misericordias son nuevas cada mañana. Hoy es una nueva oportunidad para poner de nuestra parte y buscar en Jesucristo ese éxito perdurable. ¡Bendiciones!

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí