Guillermo Wilberforce. Parte 2

«…EL QUE QUIERA HACERSE GRANDE ENTRE VOSOTROS, SERÁ VUESTRO SERVIDOR» (Marcos 10:43)

Eric Metaxas, biógrafo de William Wilberforce, destacó que la abolición de la Trata de Esclavos en Gran Bretaña tuvo repercusiones mucho mayores: «Entramos en un mundo en el que ya nunca más nos preguntaríamos si nos correspondía a todos, como parte de la sociedad, ayudar a los pobres y necesitados. Los únicos desacuerdos se centrarían sólo en la forma de hacerlo… Una vez que ese concepto de responsabilidad social se expandió, cambió el mundo. Se abolieron primero la esclavitud y la trata de esclavos, pero muchos otros males sociales fueron también erradicados. Por primera vez en la historia, surgieron grupos comprometidos con toda clase de causas sociales.» Por ello, Metaxas denominó a Wilberforce «el mayor reformador social de la historia.»

Metaxas añade: «El mundo en el que Wilberforce nació en 1759 y el que dejó al morir en 1833 eran tan distintos como el día y la noche. Este hombre fue el catalizador de un terremoto social que sacudió los continentes, y cuya magnitud sólo ahora estamos empezando a apreciar.»

Durante sus primeros años en el Parlamento, Wilberforce era agasajado a diario con una vida de lujo, y elogiado como «el hombre más ingenioso y agudo de Inglaterra.» Pero al considerar él mismo su pasado, escribió: «Los primeros días que pasé en el Parlamento no hice nada -nada que tuviera transcendencia.» Sin embargo, al entregar su vida a Cristo, descubrió el propósito de la misma, el cual no era el engrandecimiento personal sino el servicio a los demás. Tú también hoy puedes proponerte ayudar, bendecir y servir a alguien. Si lo haces, te sentirás bien al final del día. ¡Y Dios también se agradará con ello!

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí