¿Cómo tener éxito en los negocios según la palabra de Dios? Segunda Parte

“…SI LAS FATIGAN… MORIRÁN…” (Génesis 33:13)

Después de reconciliarse con su hermano Esaú, con quien había estado enemistado por mucho tiempo, Jacob acordó acompañarlo a su tierra para celebrarlo.

Esaú, que era bastante apresurado, le pidió: “…Anda, vamos…” (Génesis 33:12). Sin embargo Jacob le respondió: “…Pase ahora mi señor delante de su siervo…”  y le explicó: “…Los niños son tiernos, y… tengo ovejas y vacas paridas; si las fatigan, en un día morirán… yo me iré poco a poco al paso del ganado… y al paso de los niños…” (Génesis 33:13-14).

Jacob fue muy sabio, y entendió que si pones demasiada presión y abarcas demasiado, puedes perder no sólo los negocios sino la familia.

Hay algo que podemos aprender aquí: en tu búsqueda del éxito, ¡mantén el equilibrio!

Tiene que haber tiempo para trabajar y tiempo para descansar; tiempo para tu carrera y tiempo para tus seres queridos.

Las palabras “te tomo por esposo/a para amarte y cuidarte” que se dicen en los votos matrimoniales, confirman que estás casado con tu cónyuge y no con tu trabajo.

El progreso y los cambios no se producen por inercia en tu vida familiar, ni en tu carácter, ni en tu jornada espiritual. Si descuidas algo, eso se deteriora.

El Dr. John Maxwell compartió la siguiente oración con sus amigos en su último cumpleaños:

“Señor, al hacerme más viejo quiero que me conozcan por ser considerado, en lugar de muy inteligente; amoroso, en lugar de agudo y brillante; manso, en lugar de poderoso; alguien que escucha, en lugar de un gran orador;

disponible, en lugar de trabajador infatigable; sacrificado, en lugar de triunfador; fidedigno, en lugar de famoso; de buena conformidad, en lugar de ambicioso; comedido, en lugar de emocionante; generoso, en lugar de rico; compasivo, en lugar de competente.” ¡Esta debería ser también tu oración!

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí