“La regla de la paz en la Biblia”

“Y LA PAZ DE DIOS GOBIERNE EN VUESTROS CORAZONES…” (Colosenses 3:15)

Si no tienes paz respecto a algo, ¡no lo hagas! A veces la única confirmación que Dios te va a dar para hacerte saber si estás dentro de su voluntad es la paz interior. ¿Cómo se puede aplicar “la regla de la paz”? “No os preocupéis por nada, pero orad sin cesar, suplicando a Dios por vuestras necesidades y no olvidando darle gracias por todo. Hacedlo así, y la paz de Dios, que supera toda capacidad humana de comprensión, guardará vuestros pensamientos y vuestro corazón unidos a Cristo Jesús” (Filipenses 4:6-7 CST). Fíjate bien en las palabras “No os preocupéis… pero orad.” La oración transfiere el problema de ti a Jesús. “Depositad en Dios todas vuestras ansiedades, porque Él nunca dejará de cuidar de vosotros. Sed sobrios y velad para que no os sorprendan los ataques de ese gran enemigo vuestro que es el diablo… Cuando os ataque, presentadle una firme resistencia…” (1 Pedro 5:7-9 CST).

No le des al enemigo la mínima oportunidad de que te confunda. Cuanto más tardes en resistirle, más fuerte será su influencia sobe ti. En el instante que te des cuenta de que te estás angustiando, reconócelo como un ataque del enemigo y pregúntate cuál sería el resultado si sucumbieras ante semejantes pensamientos y emociones. “No le den oportunidad al diablo” (Efesios 4:27 DHH). Conócele bien a tu enemigo y cada vez que te ataque, hazle huir rápidamente con las palabras que Jesús le recordó en el desierto: “…Escrito está…” (Mateo 4:4). Cuando Jesús pronunció esas palabras por tercera vez, la Biblia nos dice que “El diablo entonces lo dejó, y vinieron ángeles y lo servían” (Mateo 4:11). La pregunta para ti hoy es: ¿Conoces bien la Palabra de Diosí

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí