“…Porque de lo que abunda en el corazón habla la boca”(Lucas 6:45)

Hoy recibí un correo de una hermana muy querida, después de leerlo y alegrarme por sus palabras solo quedaron en mi mente estas que  escribió: ...de la abundancia del corazón habla la boca. Enseguida abrí mi blog y deje que Dios terminara de hablarme lo que comenzó a través  de Tere.

Pero…¿cómo funciona esto? Fácil, el versículo es muy claro, de lo que tenemos en el corazón va a hablar nuestra boca, si estamos llenos de amor, pues veremos a todos con ese amor que tenemos en el corazón, seremos agradecidos, y vamos a querer que todos estén bien y sean felices como nosotros, pero… si por el contrario tenemos un corazón resentido, que no ha perdonado y que no sabe perdonar, ese contenido es el que vamos a poner en nuestra boca, y cada vez que nos expresemos, lo vamos a hacer con eso que abunda en nuestro corazón, hablaremos con resentimiento, con rencor, con odio hasta de nosotros mismos.

El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca (Mateo 12,34)

La boca pronuncia lo que el corazón apunta. La auténtica ventana para ver es nuestro corazón, no nos elevamos por encima de nuestras palabras, nuestras palabras reflejan lo que tenemos en nuestro corazón y que nutre nuestras vidas, por eso, con cada palabra debemos revisar nuestro corazón ¿por qué dije esto?

Cuanto más lleno tengamos nuestro corazón de buenos deseos, de buenas intenciones, de anhelos generosos menos espacio tendremos para los egoísmos y envidias. El corazón nunca está vacío, no soporta el vacío, necesariamente está lleno de algo.

Cada uno de nosotros podemos ver de qué tenemos lleno el corazón y como dice Jesucristo: de la abundancia del corazón habla la boca.

Un  corazón lleno de Dios es un corazón lleno  de gratitud, sabe que Dios le ama, y siempre encuentra bendiciones. El corazón desagradecido, desconfiado, incrédulo no ve ni el perdón, ni la bondad, ni la misericordia, no tiene donde asirse.

Solo si en mi corazón hay fe, esperanza, confianza, amor podré esparcirla en lo que haga. Las cosas mejores y más hermosas en el mundo no pueden verse ni incluso tocarse. Deben sentirse con el corazón.

Un corazón rencoroso, es como un sótano oscuro y frío, donde se acumulan trastos viejos, inservibles, que solo sirven para juntar polvo, telas de araña, polillas, en donde no provoca estar.

Cada vez que nos encontremos haciendo un mal comentario de algo o de alguien debemos revisar nuestro corazón y así poco a poco, ir limpiándolo de todo desperdicio, inservible,  que estará esperando el momento para salir por nuestra boca. Y que solo va a ocupar  un lugar  que podría  ser para un pensamiento noble.

La Palabra de Dios es vida en sí misma, cuando se guarda en el corazón, así que hoy, haz el ejercicio de revisar tu corazón, limpiarlo, comienza perdonando para que todo pensamiento de rencor salga de ahí, te aseguro que quedara casi vacío  y luego comienza  a dejar que Dios te  lo llene, y  veras la diferencia.

¡PAZ Y BIEN!
Escrito por Maribel MM

2 COMENTARIOS

  1. El hombre bueno, de su buen tesoro de su corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas (Mateo 12:35).

    Nuestro corazón está lleno de cosas; buenas y de cosas malas, y ese contenido lo vamos a poner en nuestra boca, cada vez que hablemos la boca pronunciará lo que el corazón contiene; nuestras palabras reflejan lo que tenemos en nuestro corazón.

    El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca buenas cosas; porque de la abundancia del corazón habla la boca. Un corazón lleno de Dios es un corazón lleno de gratitud, sabe que Dios le ama y siempre está dependiendo de Él, y buscando día a día su dirección y su bendición. Ese corazón está lleno: de fe, esperanza, seguridad, bondad, perdón, y de lo más importante, el amor para compartirlo con todos los que lo rodean, llevando también los frutos que Dios le ha dado y compartiendo el Evangelio con ellos.

    El hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas; porque de la abundancia del corazón habla la boca. Un corazón lleno de basura y de desperdicios inservibles; eso es lo que va a salir por la boca: odio, envidia, chismes, malos deseos, idolatría etc.

    Revisemos nuestro corazón de que está lleno; si hay basura, desperdicios inservibles; debemos de poner nuestro corazón en las manos de Dios, para que Él lo limpie de toda impureza y lo llene de su amor, conocimiento, sabiduría y de fe, que un día no muy lejano vamos a vivir con nuestro Señor y Salvador Jesucristo, por toda la eternidad.
    Dios los bendiga a todos. Cristo les ama y que la luz del Espíritu Santo los ilumine.
    Emília Larios.

  2. Hermoso mensaje, voy a limpiar hoy mi corazón aunque tengo tiempo de haber recibido aCristo , creo que a veces algo me falla. gloria a Dios por ustedes.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí