¿Cómo Acostumbrarte a Orar Según La Biblia?

«[JESÚS]… SOLÍA RETIRARSE A LUGARES SOLITARIOS PARA ORAR» (Lucas 5:16 NVI)

Las costumbres y los hábitos son algo poderoso. Primero nosotros creamos los hábitos, pero luego ellos nos moldean a nosotros. En este año que se avecina, ¿vas a dejar de hablar de tus intenciones de pasar tiempo diario en oración y empezar a hacerlo? Si tu deseo es ser como Jesús, tienes que orar con regularidad, porque Él

«…solía retirarse a lugares solitarios para orar» (Lucas 5:16 NVI).

No dejes que la palabra «solitario» te intimide. Una vez que sepas reconocer la presencia de Dios, preferirás Su compañía a la de cualquier otra persona. No dejes que la palabra «retirarse» te intimide.

Lo único que tienes que hacer es apagar el televisor, el ordenador y el móvil y descubrirás algo maravilloso: «En tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre» (Salmo 16:11).

Juan Wesley afirmaba:

«Tengo tantas cosas que hacer, que necesito pasar varias horas orando para poder llevarlas a cabo.»

Martín Lutero dijo: «La oración es lo más importante de mi vida. Si descuidara la oración un solo día, se apagaría el fuego de mi fe.»

Y según las palabras de un conocido himno: «Dulce hora de oración, que me llama desde un mundo de preocupaciones. Y me lleva delante del trono del Padre para exponerle mis necesidades y anhelos. En épocas de sufrimiento y de dolor, ha sido alivio para mi corazón y me ha librado a menudo de las trampas del tentador. Por tu poder, dulce hora de oración.»

Cuando los discípulos le preguntaron a Jesús sobre la oración, Él comenzó diciendo:

«Cuando oréis…» (Mateo 6:9-15 parafraseado). Él daba por hecho de que le dedicaban regularmente tiempo a la oración. ¿Podría decir lo mismo de ti?

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí