planos-Dios-para-vidaEl plan especial de Dios para tu vida

“YO ANUNCIO EL FIN DESDE EL PRINCIPIO…” (Isaías 46:10 NIV)

Tú no eres fruto de un error que tus padres cometieron en un momento de pasión. Quizás lo que ellos hicieron fue ilegítimo, pero tú eres legítimo. A lo mejor te preguntas:

Señor, ¿de verdad que fui concebido por un motivo? ¿He sido de verdad llamado para lograr algo grande en la vida? ¿Hay algo único en mi personalidad, en mis experiencias vitales, en mi círculo de influencia, en el color de mi piel y mi cultura, en mis necesidades y en mis debilidades que me hace idóneo para cumplir lo que Tú te has propuesto conmigo?

La respuesta es afirmativa.

Dios dice:

“Yo anuncio el fin desde el principio… Mi propósito se cumplirá…” (Isaías 46:10 NVI).

Vas a tener éxito porque Dios ya ha determinado tu destino. Antes de decidir el proceso, ya ha establecido el propósito.

Cuando un albañil está confuso, se remite a los planos originales y habla con el arquitecto.

Dios es el arquitecto y el albañil de tu vida, y nunca se confunde respecto a lo que ha planeado ni a su ejecución.

Cuando construye algo, lo hace para que tenga la máxima eficacia y funcione a la perfección. A veces pensamos:

Señor, ¿por qué me tienes aquí esperando mientras otros avanzan? ¿Por qué se demoran tanto los cambios esperados?

Dios nos remite siempre al plan original. Él está edificando unos cimientos fuertes en tu vida para que puedas enfrentar las presiones que se derivan de su bendición, y para que puedas pasar por las tormentas de la vida sin ser zarandeado ni golpeado.

Toda obra de arte fue realizada despacio; de igual manera, cualquier cosa que vale la pena, hay que luchar por ella.