bendiciones bienabenturanzas 2Este año vive de acuerdo a las Bienaventuranzas. Parte 8

“BIENAVENTURADOS LOS QUE PADECEN PERSECUCIÓN POR CAUSA DE LA JUSTICIA…” (Mateo 5:10)

En el Parque Nacional de Yellowstone (EE.UU.), hay un curioso pino llamado “Logdepole”. Sus piñas se quedan en el árbol durante años. Y aun después de caer al suelo siguen cerradas. Sólo se abren cuando están expuestas a un calor intenso. Cuando se produce un incendio forestal y los árboles se queman, el calor abre las piñas. Lo curioso es que éstas son los primeros elementos que ayudan a la naturaleza a repoblar el bosque. Jesús dijo a sus discípulos: “Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mateo 5:10). Dentro de cada uno de nosotros hay un potencial que sólo sale a la luz en medio de la presión intensa o de la prueba de fuego.

Job comprobó tal realidad cuando Dios permitió que satanás lo probara. El patriarca perdió todo lo que tenía, incluido a sus hijos. Y por si fuera poco, tuvo que soportar el desdeño de su esposa y de sus amigos a causa de su fe inquebrantable. Cuando acabó la prueba, Job, que recibió el doble de lo que había perdido, oró así: “De oídas te conocía, mas ahora mis ojos te ven.” (Job 42:5).

Una cosa es oír cómo actúa el Señor basado en la experiencia ajena, y otra es experimentarlo de primera mano, cuando te preguntas: ‘¿Qué hice para merecer esto?’ o cuestionas: ‘Si Dios está aquí, ¿por qué me pasa esto?’ Pues por tres razones:

1) Porque es en medio del fuego donde descubres las diversas facetas del carácter y del cuidado de Dios.

2) ¿Qué es lo que transforma el humilde carbono en diamantesí ¡El calor y la presión!

3) En el fuego de la prueba te das cuenta de que aunque los demás te abandonen, Dios sigue siendo fiel.

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí