oracion-Dios-te-aceptaPor qué te acepta Dios. Primera parte

“…DE ESTA FORMA, A NOSOTROS… DIOS NOS DECLARA JUSTOS” (2 Corintios 5:21 CST)

Dios te ama y te acepta tanto en tus días buenos como en los malos. En esta sociedad donde lo que cuenta son los resultados, es fácil perder de vista lo anterior. ¡No lo hagas! La aceptación de Dios se basa en tu posición en Cristo, no el estado de tu vida en un momento determinado. “Por nosotros, hizo pecado a Cristo, quien no conoció pecado, para que por medio de Él seamos considerados como rectos (de buen comportamiento, aprobados, aceptados) y con una relación estrecha con Él, por Su bondad, no por la nuestra.” (2 Corintios 5:21 parafraseado). Piensa en la cruz como si se tratara de un establecimiento comercial de trueque de productos. Ahí Dios tomó todo pecado tuyo jamás cometido y lo puso sobre Jesús. Y en el momento en que depositas tu confianza en Cristo, Dios toma toda la justicia de Cristo y te envuelve en ella. Desde ese momento, Dios solo te ve de una manera -en Cristo.

¡Es algo verdaderamente liberador! Porque entonces te das cuenta de que tu valía no depende de lo que haces sino de quién eres en tu relación con Jesús. Dios te hizo tan valioso que permitió que Jesús muriera por ti. ‘Pero no puedo creer que a Dios no le importe mi comportamiento’ piensas. ¡Por supuesto que le importa! De hecho, tu recompensa en el cielo dependerá de cómo administres lo que Él te ha dado en la tierra. Dios quiere que hagas buenas obras, pero no que dependas de ellas. Quiere que las hagas como resultado de tu amor por Él. Una vez que entiendas tu posición y tu identidad en Cristo, empezarás a hacer buenas obras, pero únicamente por los motivos correctos.