quemado-fosforoMIRAD BIEN. QUE NO BROTE NINGUNA RAÍZ DE AMARGURA.” (Hebreos 12:15)

3 Cosas que debes Hacer Después de que Te hayas “quemado” con alguien

¿Te has “quemado” alguna vez con alguien? No eres el único, todos hemos pasado por eso. Pero en lugar de consumirte, Dios te pide que perdones y olvides. Cuando no reconoces tus sentimientos y dejas que sigan hirviendo por dentro, le das ventaja al enemigo (véase 2 Corintios 2:11).

Pero si encaras la situación de acuerdo a las Escrituras, esas experiencias dolorosas pueden hacerte mejor persona. Si sientes amargura en estos momentos, haz tres cosas:

Primero, perdona

El perdón no se basa en las emociones, por lo tanto no esperes a “sentirlo”, sino decide dejar pasar la ofensa. Cuando lo hagas, el Espíritu Santo aplacará tus emociones y te ayudará a superar ese deseo de vengarte. Jesús dijo: “Bienaventurados los misericordiosos, porque alcanzarán misericordia” (Mateo 5:7). Dado que muchas veces tú mismo necesitas “sacar” misericordia del banco de Dios, Él te pide que también “deposites” un poco de la misma.

Segundo, ora al respecto

En el momento en que sientas resentimiento, acude a Dios y Él te dará las fuerzas para actuar en amor en lugar de reaccionar con rabia. Si te comprometes a vivir así, Dios promete “.que [enfrentarás] tranquilo los días de aflicción.” (Salmo 94:13 NVI).

Tercero, acomoda tu pensar a las Escrituras.

Busca en la Biblia todos los pasajes que hablan del perdón y medita en ellos. Recuerda, cada vez que decides hacer lo correcto, haces morir un poco más a tu viejo “yo” y dejas crecer a tu nuevo ser. Así es cómo Dios te prepara para mayores bendiciones; pero tienes que estar en condiciones de recibirlas. Por ello, decide ahora mismo que aunque te “quemes”, no vas a dar cabida a la amargura.