Puedes-tener-la-mente-de-Cristo-biblia-versiculos
¿Cómo Puedes Tener La Mente de Cristo Según La Biblia?


¿Cómo Puedes Tener La Mente de Cristo Según La Biblia?

Tal vez tú pienses: ¿Será posible que yo, un pecador, tenga la mente de Cristo? Puedo imaginarme a algún famoso evangelista pensando «cómo lo haría Cristo», pero no a mí. ¿No sería presuntuoso creer que puedo pensar como Cristo?

Creer que tú tienes la mente de Cristo no es presuntuoso. Recibimos la mente de Cristo cuando recibimos la salvación:

«¿Por qué quién conoció la mente del Señor? ¿Quién la instruirá? Más nosotros tenemos la mente de Cristo.» 1 Corintios 2:16

Dios te creó tal como Jesús:

«Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que Él sea primogénito entre muchos hermanos» Romanos 8:29.

«Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos» Hebreos 2:10.

Este versículo te enseña que Dios está en el proceso «de llevar muchos hijos a la gloria». La gloria que tú tienes, es la gloria de ser como el perfecto Hijo de Dios Jesucristo

«Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,». Filipenses 2:5, te recuerda que tú tienes la mente de Cristo. ¿Si esto no fuera posible se lo recordaría la Biblia? ¿Cómo entonces, podrás pensar como Cristo?

En Juan 8:31-32, dice:«Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres».

Vivir en la verdad de Dios, la Biblia, es la fuente principal del conocimiento de Cristo. La palabra revela su verdad. A medida que permanecemos o guardamos la Palabra, Él nos habla por medio del Espíritu Santo. Una de las funciones del Espíritu Santo, es demostrarte la verdad. Su verdad libera la mente de la esclavitud.

Esa verdad te llevará a reemplazar tus viejos pensamientos. Dice la Biblia acerca de la manera en que los pensamientos dañinos modelan nuestros deseos y acciones: «Porque cuál es su pensamiento en su corazón, tal es Él» Proverbios 23:7.

Cuando reemplaces estos pensamientos dañinos por los que honran a Cristo, el concepto que tienes de ti mismo(a) cambiará. Si constantemente estás diciéndote: «No sirvo para nada», probablemente comenzarás a actuar de esa manera como por cumplimiento de una profecía. En cambio, si piensas en el inmenso amor de Cristo por ti y en lo valioso que tú eres para Él, comenzarás a obrar como una persona de valor.

¡¡Obrarás como lo haría Cristo!!

DEJA TU OPINIÓN

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí