Inicio » Los Cristianos » La Imaginación y libre albedrío en la Biblia

La Imaginación y libre albedrío en la Biblia

Dios-mundo-y-su-plenitud“…MÍO ES EL MUNDO Y TODO LO QUE EN ÉL HAY” (Salmo 50:12 LBLA)

La Imaginación y libre albedrío en la Biblia

La Biblia nos dice: “…Dios formó al hombre del polvo de la tierra, sopló en su nariz aliento de vida y fue el hombre un ser viviente” (Génesis 2:7). Hasta ese momento no éramos más que un pedazo de arcilla moldeada en forma de ser humano. En el momento en que Dios sopló su aliento, nos concedió dos características esenciales:

1) La imaginación. Algo que nos distingue de todos los otros seres vivos. Es lo que nos hace capaces de llegar a la luna, inventar la Internet, soñar, y adorar a nuestro Creador. Pero aunque Dios te dé una idea, aun así tendrás que trabajar para que se haga realidad. Dios dijo: “…Mío es el mundo y todo lo que en él hay” (Salmo 50:12 LBLA); eso significa que cuando te dispones a construir algo y solo tienes unos pocos ladrillos, puedes pedirle a Dios que te dé más; petición que te será concedida. También implica que en lugar de quejarnos de lo que no tenemos, deberíamos considerar lo que sí tenemos y lo que podemos hacer con ello con la ayuda de Dios.

2) El libre albedrío. Dios te ha concedido la capacidad de elegir lo correcto y actuar en consecuencia. Pero aunque eres capaz de eso, sin embargo no trates de hacerlo solo. Dijo Jesús: “Lo que nace de la carne, carne es [lo físico]; y lo que nace del Espíritu, espíritu es” (Juan 3:6). Procura depender siempre del Espíritu Santo, nuestro “Ayudador” (Juan 14:26). Jesús les prometió a sus discípulos: “…Recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo…” (Hechos 1:8). Usa, pues, la imaginación y el libre albedrío para glorificar a Dios.

Deja un comentario

49 Compartir
Comparte49
Tweet
WhatsApp
Comparte