Inicio » Los Cristianos » Lo Importante es invisible a los ojos

Lo Importante es invisible a los ojos

ojos-biblia“Pero el Señor le dijo a Samuel: No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fijo en el corazón.” 1 Samuel 16:7 (NVI)

Lo Importante es invisible a los ojos

Las relaciones humanas se manejan con una cuestión de piel. ¿No te pasó nunca de estar cerca de alguien que no dijo ni te hizo nada pero con quien no te sentís cómodo? Es una cuestión de piel, se dice comúnmente. Es una sensación subjetiva sobre la persona que tenemos cerca. Juampi y Connie les gusta ver un programa de televisión que se llama “Lo sabe, no lo sabe” donde el conductor le hace preguntas a alguien de la calle, y el consultado debe buscar entre desconocidos que vayan caminando alguien que responda correcta o incorrectamente según sea la consigna de la pregunta.

En este juego es notable como esta afirmación se cumple. Las personas eligen al que debe responder la pregunta con la consiga de hacerlo bien o mal, según como están vestidos, o como se vean. No los conocen, eligen por lo que ven. Y el juego está en que no siempre eligen bien. Porque elegimos con preconceptos, por una cuestión de piel. Pero sin conocer el interior de cada uno.

Samuel fue llamado por Dios para elegir un nuevo rey de Israel. Estaba triste y defraudado porque Saúl había fracasado. Cuando llega a la casa de Isaí, le avisa al padre de familia para que estaba allí y le traen al hijo mayor. Alto, fornido y con experiencia. Cuando lo vio, Samuel pensó que era el escogido de Dios. Un joven maduro, capacitado. Era alguien para elegir. Pero Dios lo desecha.

Así se repite la escena hasta que finalmente llega el último de los hijos. Un adolescente rubio que no decía nada. Era el que cuidaba las ovejas. Alguien que a los ojos de los hombres no tenía demasiado futuro, que si nos manejáramos con una cuestión de piel, sería (como hizo Samuel), el último en ser convocado y no lo hubiéramos elegido.

Justamente el que visiblemente era quien tenía menos atributos, es quien es escogido por Dios. ¿La razón? Dios dijo de David: Es un hombre conforme a mi corazón. Visiblemente no tenía demasiados atributos, pero interiormente era un gigante. En la fila pasaba desapercibido, pero para los ojos de Dios era de alta estima.

REFLEXIÓN – Lo importante es invisible a los ojos.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Deja un comentario

143 Compartir
Comparte143
Tweet
WhatsApp
Comparte